You are here
Home > Actualidad > ¡Sin ingresos, promoción al consumo, fracaso asegurado!

¡Sin ingresos, promoción al consumo, fracaso asegurado!

I.Agr. Ramiro Camacho B., La Dorada, marzo  de 2019

El segundo eslabón en el “Plan de ordenamiento del sector lácteo” de Minagricultura, plan diseñado para dar cabida en el mercado interno a las cada día mayores importaciones de leche y derivados, es el aumento del consumo de los colombianos.

Estas propuestas del aumento del consumo, la erradicación de la “informalidad”, las compras oficiales, el Fondo Tripartito y otras que hoy nos presenta Duque y su Ministro Valencia, hacen parte del mismo recetario fallido que nos presentó Santos con su Ministro Iragorri en el 2015. El nombre rimbombante de “Ordenamiento de la producción” es la carnada colocada en el anzuelo para el engaño.

Muy “loable” iniciativa si comparamos los 148 litros/habitante/año de leche que hoy consumimos, con Brasil que consume160 Lts/hab/año, Argentina 200 lts/hab/año, Uruguay 239 lts/hab/año y mejor ni compararnos con Suiza 300 lts/hab/año o Suecia 340. Estamos además lejos de cumplir con la recomendación de la FAO de 170 Lts/hab/año.

Las cifras del consumo develan la falacia:

En 28 años, el aumento del consumo interno fue de 33 lts; tan solo hubo un incremento de 1,17 Lts/hab/año; en 1990 bebimos 115 Lts de leche /hab/año, y el 2018 alcanzamos 148 Lts/hab/año. (Asoleche habla de 142 lts/hab/año, Cont. Ganadero 140 litros)

De 1990 a 2009, en 20 años, el aumento del consumo/año, fue de 28 litros, pero en los últimos 9 años el aumento tan solo fue de 5 Lts/año. 0,5 Lts/habitante. Medio litro anual !!

Con estas dramáticas cifras, tienen la desvergüenza de plantear que el mayor potencial de crecimiento del consumo está en los estratos 1 y 2, que hoy tan solo pueden comprar 36 y 52 Lts/hab/año respectivamente.

Es evidente que la baja utilización de la leche en la dieta de los colombianos obedece, no a la ignorancia generalizada de su valor nutricional, sino a la precaria situación económica de la población. Los más de 15 millones de compatriotas que viven en la pobreza y los más de 5 en condiciones de extrema pobreza, con  ingresos miserables, no pueden tener acceso a un consumo adecuado de tan importante alimento, razón por la que hoy se conoce que 560.000 niños colombianos padecen desnutrición extrema; y la clase media a la que el gobierno exprime con mayores impuestos para compensar la rebaja otorgada a los grandes contribuyentes, seguro no logrará sostener los 87 lts/hab/año que hoy consume.

Los 4.000 millones de Minagricultura en el 2015, sumados a los 70.000 millones (para carne y leche) utilizados de recursos del Fondo Nacional del Ganado en campañas de Promoción al Consumo, no cumplieron su cometido. A finales del año pasado el Ministro de Agricultura Andrés Valencia, sin examinar la inocuidad de las campañas realizadas, comprometió para nueva promoción 3.000 millones, secundado por la gran Industria, Asoleche, que le aportó 1.000 millones. Es claro que este “gesto de buena voluntad” lo recuperarán los industriales con creces, cuando Minagricultura les otorgue la libertad de precios al productor, que hoy a gritos le exigen.

Dignidad Lechera, seguro denunciará por todos los medios y en los eventos programados de los ganaderos, este burdo cuento del “Incentivo al Consumo” en la estrategia oficial y llamará a la resistencia en defensa de la producción de la leche hoy amenazada por las miles de toneladas importadas al amparo de los TLCs firmados.

Deja un comentario

Top