You are here
Home > Columnistas > Oscar Gutierrez > Rebaja en presupuesto de inversión, otro golpe del gobierno Santos contra el Agro*.

Rebaja en presupuesto de inversión, otro golpe del gobierno Santos contra el Agro*.

Bogotá, 7 de Agosto de 2016

Al conocerse el presupuesto general de la nación para el año 2017, queda claro que la postura del gobierno de Juan Manuel Santos es la de continuar desestimulando la inversión en los sectores claves para la creación de riqueza, el agro y la industria. La apuesta gubernamental implica, en lo que al agro se refiere, una rebaja en el presupuesto del ministerio de Agricultura superior al 41% en relación con lo aprobado para 2016. La justificación para la misma se basa en el ajuste del presupuesto general de la nación, PGN, para acompasarlo con la disminución del déficit del gobierno nacional central, GNC, según lo acordado en la regla fiscal.

De un presupuesto presentado al Congreso de la República por $ 224 billones de pesos, al agro solo le asignaron $ 1 billón 662 mil millones. El presupuesto del Ministerio de Agricultura que se está ejecutando este año, es de $ 2 billones 504 mil millones. La rebaja es de $ 840 mil millones. De ese recorte una pequeña porción corresponde a gastos de funcionamiento -28 mil millones- y el resto – $ 814 mil millones- corresponde a inversión.

Comparado con el resto de rubros del presupuesto nacional para inversión se encuentra que el recorte general está presupuestado en $ 3 billones 763 mil millones de pesos y de esos el mayor recorte es para agricultura. Es la mayor reducción porcentual realizada en el presupuesto para el año entrante y la tercera en miles de millones de pesos.

Para el año entrante tan solo se destinarán recursos -para apalancar nuevas inversiones- del ministerio de Agricultura por $1 billón 100 mil millones, un recorte del 41% con relación a este año. Cifras que permiten afirmar que en la rebaja del presupuesto de inversión, para el agro nacional, se explica la esencia de la política de Santos para el sector.

Este es un nuevo mentís para varios programas. Uno de ellos Colombia Siembra en el que el Ministerio de Agricultura promueve que, durante el mandato actual, se incorpore a la producción agropecuaria un millón de hectáreas. Con esa reducción, los agricultores nacionales disponen de menores posibilidades para acceder a subsidios, compensaciones e incentivos que permitan enfrentar la avalancha de importaciones derivadas de los tratados de libre comercio, TLC. Si con un dólar de $3000 pesos no logran reducirse las importaciones de alimentos y por contrario aumentan. Vamos este año para más de 13 millones de toneladas.

Mientras a los productores norteamericanos su gobierno les otorga subsidios por US$ 95 mil millones de dólares al año, a los europeos les dan €$ 110 mil millones de euros y a los brasileros 60 mil millones de dólares, los agricultores colombianos verán reducidos, casi que extinguidos, los ya imperceptibles apoyos que reciben para su actividad. Si todos los recursos de inversión fueran destinados a los subsidios que actualmente reciben los productores colombianos estos serían de US$ 366 millones de dólares de $ 3000 pesos dólar. Como dijera Alejandro Vélez dirigente gremial de la SAC, “Claro que tenemos subsidios, pero comparativamente con los que tiene el mundo, los nuestros son irrisorios”. Y con las rebajas del año entrante más lo serán.

La reducción del presupuesto de inversión va dirigida a persistir en la desprotección del agro nacional con todo y los acuerdos suscritos en la Habana. Ojalá, termine el proceso de paz, las FARC se desarmen y los colombianos podamos dedicarnos a luchar para construir una nación que goce de soberanía y seguridad alimentaria.

Mientras tanto, es clave dejar claro que, las reformas realizadas al ministerio de Agricultura, lo reducen a ser un simple orientador de políticas. Como dice en su propia descripción sobre la misión del ministerio, este se dedicará a formular, coordinar y evaluar las políticas que promuevan el desarrollo competitivo, equitativo y sostenible de los procesos agropecuarios, … nada que ver con la función que tiene un ministerio de Agricultura, en uno cualquiera de los países serios del mundo.

La reducción del presupuesto 2017, la implementación de las nuevas agencias para el agro, la reforma del ministerio, la aprobación de la Ley Zidres, el ingreso a la OCDE y al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica más conocido como TPP, son parte de la política agraria del Gobierno. Ante esta realidad, solo queda resistir a tan nefastas políticas. Una manera unificada y democrática de hacerlo, es a través del Referendo por el Agro Nacional. Apoyarlo, asistir y organizar eventos de promoción, firmar y recoger firmas, tal es la tarea que todos podemos hacer.

Oscar Gutiérrez Reyes
Director Ejecutivo Nacional
Dignidad Agropecuaria Colombiana

Deja un comentario

Top