You are here
Home > Actualidad > Por el Agro, el Trabajo y la Soberanía Nacional, ¡Movilicémonos el 12 de octubre!

Por el Agro, el Trabajo y la Soberanía Nacional, ¡Movilicémonos el 12 de octubre!

Dignidad Agropecuaria Colombiana, octubre 8 de 2017

El 1 de septiembre se reunió en Bogotá la Dirección Nacional de Delegados, DND, de Dignidad Agropecuaria Colombiana. La reunión tenía como esencia analizar la situación en que se encuentra el Agro Nacional y tomar las medidas necesarias para enfrentar la crisis que padece. Aunque en varios géneros agrícolas y pecuarios somos autosuficientes, se sigue importando alimentos. Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea así obligan. Se crea sobreoferta y se deprimen los precios en el mercado interno lo que, a su vez, genera quiebra y ruina para los productores nacionales.

Leche, Arroz, Cacao, Maíz Blanco, Etanol, Biodiesel a base de  Palma Africana, Papa y Cebolla por lo menos, al igual que Cerdo y Pollo, son bienes agrícolas que los productores agropecuarios del país producen con autosuficiencia. Sin embargo, todos ellos tienen autorización para ingresar al mercado nacional, con aranceles cada año más rebajados o sin pagar arancel y, ante la crisis de sobreoferta que generan, el gobierno actúa con beneplácito ante importaciones y Tratados y con mano dura o con engaño ante los productores del país.

Ante esta realidad y ante la que viven quienes siembran plátano, yuca, ñame, piña, guayaba y otros frutales o producen queso y otros derivados de la leche, se decidió promover y realizar una movilización para exigir la renegociación de los Tratados de Libre Comercio, TLC, por el grave daño que causan a la economía de los productores agropecuarios, los trabajadores del campo y los municipios que derivan la mayoría de sus ingresos de dichas labores.

Si el café, el banano, el plátano de exportación, las flores y otros dos o tres productos del agro tienen ingresos no ruinosos se debe a la devaluación del peso pero, en la medida en que los costos de producción se acerquen a los precios de venta o se caiga el precio de venta de los mismos en el mercado internacional, se volverá a la situación de quiebra y ruina para los agro-productores, ya sean campesinos, indígenas o empresarios agrícolas nacionales.

La política de “Colombia Siembra” de este gobierno se quedó en “Colombia Quiebra al Agro”. No se hizo bien la tarea. El Ministro Iragorri prometió garantizar precios justos y remunerativos para quienes se atrevieron a sembrar. Hoy, quienes lo hicieron, están amenazados con ruina en sus parcelas y con hambre en sus hogares.

Se evaluó el incumplimiento de los acuerdos, sobre deudas agrícolas, por parte del gobierno nacional, la política que amenaza con desplazar a miles de campesinos de los páramos, la agresión de multinacionales mineras que con la exploración y uso de la fracturación hidráulica, o Fracking como se le conoce, burla los acuerdos, las consultas populares y las decisiones de los pobladores de las regiones productoras de alimentos del país.

Se vio también el daño que a la producción causa la falta de distritos de riego y drenaje, el elevado costo del crédito, el abuso de los monopolios que controlan el mercado de insumos y abonos necesarios para el agro, el mal estado de las carreteras terciarias o la falta de ellas, los exagerados impuestos prediales y la eliminación de los subsidios en energía para los estratos 1, 2 y 3.

El agro demanda un aumento sustancial en el presupuesto nacional pero vemos que cada año se recorta más. Así no es posible tener agricultura y agricultores prósperos. Por eso, a los productores agropecuarios les causa dolor de patria la horripilante corrupción que prevalece en el Gobierno, el Congreso de la República y la Justicia. Con ahincó condenan el saqueó que grandes monopolios nacionales y extranjeros hacen al fisco y exigen se devuelvan los recursos del Banco Agrario.

Párrafo aparte merece la comercialización de los productos. Los precios de compra de los géneros agrícolas, en el mercado interno, no puede seguir determinados por el precio internacional. Nos oponemos a que se obligue a tomar precios de referencia externos sin tener en cuenta los costos de producción internos y sin agregar una tasa de ganancia para el productor nacional. Con esa política se continuará reemplazando trabajo y producción nacional por trabajo y producción extranjera y sin tener en cuenta que Estados Unidos y la Unión Europea destinan miles de millones de dólares y euros para subsidiar sus agricultores.

Por eso, debe elaborarse una política de protección del agro nacional y un Plan de Reactivación de la Agricultura Nacional, PRAN, que arranque renegociando los TLC y reemplazando las importaciones de alimentos por alimentos producidos en Colombia.

Con este análisis el 1 de septiembre de 2017, Dignidad Agropecuaria decidió organizar y participar, con otras organizaciones sindicales y sociales en la realización de una Movilización Agropecuaria Nacional. Esta se acordó para el próximo 12 de octubre. Muchas regiones se movilizaran, en especial, las zonas productoras de arroz y maíz, arruinadas por los bajos precios y los incumplimientos del gobierno nacional.

Dignidad Agropecuaria Colombiana reafirma su voluntad de participar en la Jornada del 12 de octubre y llama a los productores del agro a participar de la misma.

Deja un comentario

Top