You are here
Home > Actualidad > Negar propuesta de Reforma Tributaria para el Agro

Negar propuesta de Reforma Tributaria para el Agro

Junta Nacional Ampliada, Dignidad Agropecuaria Colombiana, Bogotá, 21 de noviembre de 2018

Honorables Representantes Ponentes

Juan Pablo Celis Vergel, Carlos Alberto Cuenca Chaux, Christian José Moreno Villamizar, Katherine Miranda Peña, John Jairo Roldan Avendaño, Yamil Hernando Arana Padauí, Diela Liliana Benavides Solarte, Jairo Reinaldo Cala Suárez, Irma Luz Herrera Rodríguez, Catalina Ortiz Lalinde, Milene Jarava Díaz

 

Honorables Representantes Coordinadores de Ponentes

Fabio Fernando Arroyave Rivas, Wilmer Ramiro Carrillo Mendoza, Christian Munir Garcés Aljure, Nidia Marcela Osorio Salgado, Néstor Leonardo Rico Rico, Alexander Harley Bermúdez Lasso, Hernán Humberto Garzón Rodríguez, Gloria Betty Zorro Africano, Hernando Guida Ponce.

 

Honorables Senadores Ponentes

Germán Darío Hoyos Giraldo, Luis Iván Marulanda Gómez, Gustavo Bolívar Moreno, David Alejandro Barguil Assis, Edgardo Palacio Mizrahi, Richard Alfonso Aguilar Villa, Juan Luis Castro Córdoba, John Milton Rodríguez, Aida Yolanda Avella Esquivel, Juan Samy Merheg Marun

 

Honorables Senadores Coordinadores de Ponentes

Rodrigo Villalba Mosquera, Fernando Nicolás Araújo Rumié, Mario Alberto Castaño Pérez, Carlos Abraham Jiménez López, Juan Felipe Lemos Uribe, Carlos Meisel Vergara.

 

Congreso de la República

Bogotá, D.C.

Noviembre 24 de 2018

 

Cordial saludo

 

Dignidad Agropecuaria Colombiana acordó, en Junta Directiva Nacional Ampliada, expresar a través de esta Carta Abierta, la grave situación que atraviesan los productores agropecuarios del país, por las importaciones de alimentos -12.8 millones de toneladas en 2017- y por la caída en los precios de compra de nuestros principales productos, en unos casos por los bajos precios que imponen los monopolios que controlan el beneficio y la comercialización -como en el arroz, otros cereales y algunas oleaginosas- o por los precios sujetos a especulación internacional -en las bolsas de valores- como en café, cacao y otros o, por los precios que imponen las multinacionales como en banano, azúcar o palma aceitera o, ser sometidos a intermediarios que compran a menos precio en el mercado nacional o, ser devastados en el ingreso -por plagas y cambio climático- que elevan costos o no son capaces de controlar.

 

A lo anterior se agrega el elevado costo del crédito, abonos, fertilizantes, plaguicidas, insecticidas y demás insumos agropecuarios, maquinaria agrícola, labores de arado y fumigación, costo del agua para riego, transportes, combustibles, semillas, cercas, sales, droga veterinaria y muchos elementos más, indispensables para la tarea productiva, que, ante los elevados costos de producción y los bajos precios de venta del producto, terminan haciendo de esta una cada vez más difícil actividad económica.

 

 

Millones de productores están indignados. No entienden cómo el gobierno nacional quiere -por medio de la Ley de Financiamiento o Reforma Tributaria- eliminar las exenciones tributarias que por Impuesto al Valor Agregado -o a las Ventas- IVA, se tienen para el sector agropecuario del país.

 

Las exenciones contempladas en el Estatuto Tributario -artículos 424, 476,486 y 491- se quieren eliminar en el artículo 2º numerales 11, 12 y 13, de la Ley de Financiamiento, dejando así una elevada carga impositiva a la labor productiva agropecuaria. Para el caso del arroz, la cascada de “IVA,s” significan un sobrecosto de 750 mil pesos más por hectárea que no lo reconocerá el oligopolio que compra el cereal por la sencilla razón de que los precios los fijan ellos y no, como debería ser, acuerdos -de obligatorio cumplimiento- entre productores y comercializadores o, decisiones de gobierno reconociendo costos de producción y utilidades para los agricultores. Igual sucede en café, cacao, aceites, carne de res, cerdo y pollo, cereales, leguminosas y en la gran mayoría de bienes que aún sembramos o producimos en Colombia.

 

El gobierno nacional sostiene que creará la canasta básica esencial y los productos -20 o 25- que queden en ella, no tendrán IVA. Creemos que los alimentos deben estar exentos de IVA. El gobierno, al dejar algunos sin IVA, crea una situación de mayor desigualdad para el productor nacional frente al extranjero que goza de inmensos subsidios en su país. Al no pagar IVA en Colombia tendrá mayores ventajas. Dignidad quiere se acabe el IVA para los consumidores y para los productores nacionales y que se acaben también las importaciones de lo que podemos producir. No más ventajas a la producción extranjera.

 

Por las anteriores razones, invitamos a solicitar se incluya -en la Ley de Financiamiento- las exenciones se quieren excluir y a que modifiquen o nieguen la Ley si, con ella, se quiere descargar    -en las capas medias y pobres- los impuestos que hayan de suplir el crónico déficit fiscal que aqueja al país.

 

Creemos que de otras fuentes puede recaudarse lo necesario para atender las obligaciones del Estado colombiano y queremos solicitar a ustedes, que provienen en su gran mayoría de las áreas rurales, que si desean algo de prosperidad en el agro nacional se opongan a la Reforma en trámite. Solicitamos nos permitan intervenir en una sesión de estudio del proyecto para ampliar las razones por las que nos oponemos a la Ley de Financiamiento propuesta.

 

Cordial saludo,

 

Junta Nacional Ampliada

Dignidad Agropecuaria Colombiana

Bogotá, 21 de noviembre de 2018

 

Oscar Gutiérrez Reyes

Director Ejecutivo Nacional

Honorables Representantes Ponentes

Juan Pablo Celis Vergel, Carlos Alberto Cuenca Chaux, Christian José Moreno Villamizar, Katherine Miranda Peña, John Jairo Roldan Avendaño, Yamil Hernando Arana Padauí, Diela Liliana Benavides Solarte, Jairo Reinaldo Cala Suárez, Irma Luz Herrera Rodríguez, Catalina Ortiz Lalinde, Milene Jarava Díaz

 

Honorables Representantes Coordinadores de Ponentes

Fabio Fernando Arroyave Rivas, Wilmer Ramiro Carrillo Mendoza, Christian Munir Garcés Aljure, Nidia Marcela Osorio Salgado, Néstor Leonardo Rico Rico, Alexander Harley Bermúdez Lasso, Hernán Humberto Garzón Rodríguez, Gloria Betty Zorro Africano, Hernando Guida Ponce.

 

Honorables Senadores Ponentes

Germán Darío Hoyos Giraldo, Luis Iván Marulanda Gómez, Gustavo Bolívar Moreno, David Alejandro Barguil Assis, Edgardo Palacio Mizrahi, Richard Alfonso Aguilar Villa, Juan Luis Castro Córdoba, John Milton Rodríguez, Aida Yolanda Avella Esquivel, Juan Samy Merheg Marun

 

Honorables Senadores Coordinadores de Ponentes

Rodrigo Villalba Mosquera, Fernando Nicolás Araújo Rumié, Mario Alberto Castaño Pérez, Carlos Abraham Jiménez López, Juan Felipe Lemos Uribe, Carlos Meisel Vergara.

 

Congreso de la República

Bogotá, D.C.

Noviembre 24 de 2018

 

Cordial saludo

 

Dignidad Agropecuaria Colombiana acordó, en Junta Directiva Nacional Ampliada, expresar a través de esta Carta Abierta, la grave situación que atraviesan los productores agropecuarios del país, por las importaciones de alimentos -12.8 millones de toneladas en 2017- y por la caída en los precios de compra de nuestros principales productos, en unos casos por los bajos precios que imponen los monopolios que controlan el beneficio y la comercialización -como en el arroz, otros cereales y algunas oleaginosas- o por los precios sujetos a especulación internacional -en las bolsas de valores- como en café, cacao y otros o, por los precios que imponen las multinacionales como en banano, azúcar o palma aceitera o, ser sometidos a intermediarios que compran a menos precio en el mercado nacional o, ser devastados en el ingreso -por plagas y cambio climático- que elevan costos o no son capaces de controlar.

 

A lo anterior se agrega el elevado costo del crédito, abonos, fertilizantes, plaguicidas, insecticidas y demás insumos agropecuarios, maquinaria agrícola, labores de arado y fumigación, costo del agua para riego, transportes, combustibles, semillas, cercas, sales, droga veterinaria y muchos elementos más, indispensables para la tarea productiva, que, ante los elevados costos de producción y los bajos precios de venta del producto, terminan haciendo de esta una cada vez más difícil actividad económica.

 

 

Millones de productores están indignados. No entienden como el gobierno nacional quiere -por medio de la Ley de Financiamiento o Reforma Tributaria- eliminar las exenciones tributarias que por Impuesto al Valor Agregado -o a las Ventas- IVA, se tienen para el sector agropecuario del país.

 

Las exenciones contempladas en el Estatuto Tributario -artículos 424, 476,486 y 491- se quieren eliminar en el artículo 2º numerales 11, 12 y 13, de la Ley de Financiamiento, dejando así una elevada carga impositiva a la labor productiva agropecuaria. Para el caso del arroz, la cascada de “IVA,s” significan un sobrecosto de 750 mil pesos más por hectárea que no lo reconocerá el oligopolio que compra el cereal por la sencilla razón de que los precios los fijan ellos y no, como debería ser, acuerdos -de obligatorio cumplimiento- entre productores y comercializadores o, decisiones de gobierno reconociendo costos de producción y utilidades para los agricultores. Igual sucede en café, cacao, aceites, carne de res, cerdo y pollo, cereales, leguminosas y en la gran mayoría de bienes que aún sembramos o producimos en Colombia.

 

El gobierno nacional sostiene que creará la canasta básica esencial y los productos -20 o 25- que queden en ella, no tendrán IVA. Creemos que los alimentos deben estar exentos de IVA. El gobierno, al dejar algunos sin IVA, crea una situación de mayor desigualdad para el productor nacional frente al extranjero que goza de inmensos subsidios en su país. Al no pagar IVA en Colombia tendrá mayores ventajas. Dignidad quiere se acabe el IVA para los consumidores y para los productores nacionales y que se acaben también las importaciones de lo que podemos producir. No más ventajas a la producción extranjera.

 

Por las anteriores razones, invitamos a solicitar se incluya -en la Ley de Financiamiento- las exenciones se quieren excluir y a que modifiquen o nieguen la Ley si, con ella, se quiere descargar    -en las capas medias y pobres- los impuestos que hayan de suplir el crónico déficit fiscal que aqueja al país.

 

Creemos que de otras fuentes puede recaudarse lo necesario para atender las obligaciones del Estado colombiano y queremos solicitar a ustedes, que provienen en su gran mayoría de las áreas rurales, que si desean algo de prosperidad en el agro nacional se opongan a la Reforma en trámite. Solicitamos nos permitan intervenir en una sesión de estudio del proyecto para ampliar las razones por las que nos oponemos a la Ley de Financiamiento propuesta.

 

Cordial saludo,

 

Junta Nacional Ampliada

Dignidad Agropecuaria Colombiana

Bogotá, 21 de noviembre de 2018

 

Oscar Gutiérrez Reyes

Director Ejecutivo Nacional

Deja un comentario

Top