You are here
Home > Actualidad > Llamamiento de Dignidad Agropecuaria Colombiana- Padecimientos de paperos continúan y su lucha, también.

Llamamiento de Dignidad Agropecuaria Colombiana- Padecimientos de paperos continúan y su lucha, también.

Los paperos del país y otros sectores más, maiceros, moreros, frijoleros y lecheros, al igual que plataneros y yuqueros, siguen padeciendo las tragedias que acosan a campesinos, indígenas, empresarios del agro y trabajadores del sector por la desplome abrupto en los precios de compra de los productos, las importaciones de alimentos que podemos producir, el contrabando, los elevados costos en los abonos y por la caída en el consumo de alimentos derivada de la crisis económica que, agravada por la pandemia del covid-19, los tiene abocados a la ruina.

Hace 7 meses, empezaron a verse los resultados de la pérdida de empleos por el freno en las actividades económicas que generó la epidemia y que se sumó a la crisis incubada desde antes de la pandemia. A su debido tiempo Dignidad Agropecuaria expresó su opinión sobre la crisis que se venía. Los llamados al gobierno nacional para que pusiera atención a las dificultades para la comercialización de los productos del agro se hicieron desde el inicio de la pandemia.

A eso agréguense los reclamos por el alza en los insumos -derivada de la devaluación del peso- la escasez de mano de obra, el riesgo de que se extendiera el virus sin control en las zonas agrarias del país y la merma en el consumo que se notó, con claridad, en la venta de frutas como el durazno, donde los productores perdieron, prácticamente, su cosecha. Igual sucedió con el ñame y la ahuyama en la costa norte del país y, lo mismo sucede hoy con el maíz blanco en Córdoba, la papa, la mora en algunas zonas y las dificultades que anuncian plataneros y yuqueros de diversas regiones.

Ante estos reclamos, el gobierno nacional, en lugar de tomar medidas efectivas para ayudar a sostener los precios de los productos a través de compras públicas, optó por un mecanismo de comercialización virtual -entre productores e intermediarios- que, aunque mínimamente ayudó, no logró resolver el problema señalado. Tampoco el gobierno nacional cumple lo acordado con Dignidad Agropecuaria para la solución de las deudas bancarias y con el agro-comercio y, aunque presentó el proyecto de Ley acordado, este no tiene recursos económicos para entregar soluciones ciertas para los deudores.

A través de decreto-Ley, recién comenzó la Emergencia, el gobierno nacional decidió autorizar importaciones de maíz, sorgo, torta de soya y soya de Argentina, Brasil y Bolivia, bajando aranceles. Mientras tanto los productores de maíz tienen la producción almacenada en finca ante la imposibilidad de vender su grano y la disposición del gobierno de entregar 60 mil pesos por tonelada no logrará que los maiceros recuperen la inversión y paguen sus obligaciones bancarias y con el agro-comercio y obtengan una ganancia.

En la papa la situación es igual o peor. El gobierno se negó a adelantar un plan de compras públicas que permitiera adquirir el producto a precios remunerativos y repartirlo entre los miles de familias que hoy no comen papa y otros productos de la dieta básica porque no tienen con que comprarlos. Eso sucede con la leche, la carne, el maíz, el arroz y otros productos que no pueden comprar los colombianos. Y esa es una realidad que refleja la estadística oficial. El DANE ha informado que, durante los próximos meses, 9 millones de colombianos dejarán de comer tres comidas al día para comerse solamente dos.

Las organizaciones que hacen parte del comité nacional de paro, CNP, más de 55 senadores del país, centros de análisis económicos y economistas le señalaron al gobierno la necesidad de entregar una renta básica, a las 9 millones de familias de menores ingresos del país, consistente en un salario mínimo legal mensual para que tuvieran ingreso y se conservarán la mayor cantidad de empleos de sectores que, como el agropecuario, estaban obligados a seguir en la labor productiva y de otros que, si hubieran tenido compradores, habrían permanecido y no quebrado, como sucedió con miles de empresarios pequeños y medianos.

Los padecimientos de diversos sectores del agro del país llevan a Dignidad Agropecuaria a promover la Jornada Nacional de Protesta y Regalatón de Papa que se hará en varias ciudades del país, en Bogotá, será frente al Ministerio de Agricultura, el viernes 13 de noviembre a las 9 de la mañana. El 19 de noviembre, apoyaremos el paro nacional y las movilizaciones, democráticas y pacíficas, que ese día se realicen.

Comité Ejecutivo Nacional

Dignidad Agropecuaria Colombiana

7 de noviembre de 2020.

Deja un comentario

Top