You are here
Home > Actualidad > La Reunión de Nueva York

La Reunión de Nueva York

Dignidad Cafetera Nacional, Dignidad Agropecuaria Colombiana, octubre 1 de 2019

Fue mucha la promoción que -el presidente Duque y Roberto Vélez, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros- hicieron de la reunión que decidieron llamar “Acciones conjuntas para enfrentar la crisis del precio internacional del café que permita su producción sostenible” y que programaron, en Nueva York, para tratar sobre la crisis cafetera mundial. Analizar que pasó, cuáles fueron las propuestas y conclusión es muy importante para quienes creemos en la necesidad de redefinir las normas en el mercado mundial cafetero.

 

De antecedente está lo sucedido en el Foro Mundial de Productores de Café, realizado en Campinas, Brasil, donde, frente a la crisis, se expresaron dos posiciones: Una que -acogiendo recomendaciones de Jeffrey Sachs- reduce la solución de la crisis a poner la ponchera para suplicar a multinacionales, gobiernos y, a los caficultores mismos, crear un fondo de 10 mil millones de dólares que se dedique a repartir paliativos entre los caficultores más pobres del mundo. La propuesta parte de pedirle -a quienes tienen a los productores en tan profunda crisis- que “donen” 2.500 millones de dólares para repartir, cual dispensadores de favores, entre los afectados por su política de comprar el grano a bajísimos precios en el mercado mundial.

 

Aprovechando una oferta levemente excedentaria y la especulación en las bolsas de valores, las multinacionales mantienen precios de compra del café, por debajo de 1 dólar la libra. Hace 35 años se pactaron precios de compra del grano entre US$1 dólar con 20 centavos y US$1 dólar con 40 centavos, la libra. Si se trajera a precios presentes -la libra- debería negociarse entre US$3 dólares con 40 centavos y US$3 dólares con 60. Sin embargo, las multinacionales, que controlan el 85% del mercado mundial, se niegan a pagar precios dignos, justos, remunerativos y estables. De los 200 mil millones de dólares que vale el negocio cafetero mundial, menos del 10% les toca a los productores del grano.

 

La segunda propuesta parte del hecho de que las naciones productoras -para alcanzar precios de compra dignos- deben crear una organización de países que, como señala la Carta Abierta que enviamos a los Presidentes de los Países Productores*, tenga como tareas, al menos, las siguientes:

 

  1. Defina reglas de exportación del café con precios que recojan costos de producción y garanticen sostenibilidad económica de los caficultores y respeto a los consumidores.
  2. Fomente el consumo de café en todo el mundo para generar riqueza para todos.
  3. Tener inventarios estratégicos en los países productores -que aseguren abastecimiento continuo- de tal forma que mitiguen las oscilaciones del precio en caso de que ocurran eventos climáticos adversos y,
  4. Planear, la producción mundial, de acuerdo con el crecimiento/aumento del consumo.

 

En esencia esas son las dos posiciones planteadas en el Foro de Campinas.

 

Por lo dicho por el presidente Duque en la Reunión de Nueva York, por la presencia de Jeffrey Sachs, por la asistencia de unas multinacionales y, por lo finalmente propuesto y resuelto, es claro que de lo que se trato fue de hacer una comedia en el cual se invitó a los productores a quedarse callados otros dos años. Así lo expresó el Presidente Duque quién aseguró que lo que se debe buscar es “concertar, a partir de las experiencias nacionales, esa gran agenda global en el próximo Encuentro Mundial de Productores, que se adelantará en Ruanda en el año 2021”. Y, que: “Eso nos permite iniciar ya un ciclo de trabajo y análisis, que podamos tener, no solamente en este primer año que empieza a partir de hoy, la información correspondiente a cada de uno de nosotros, sino llevar también una agenda compartida a la próxima Reunión Global de Productores”**.

 

Tamaña faena la que hizo -en dicha reunión- quien preside la nación colombiana y doloroso acompañamiento de quienes se dejaron seducir, por tan infausta propuesta. Poco tienen que celebrar los cafeteros del mundo este primero de octubre, Día Internacional del Café.

 

Ni una frase, ni un párrafo de Duque sobre crisis cafetera en su intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Muchas frases y párrafos sobre otros asuntos que, si bien son importantes, no lo son tanto como sí lo es, la crisis cafetera. Gravísimo dejar pasar la oportunidad de hablar, de eso, al mundo.

 

La reunión: “Acciones conjuntas para enfrentar la crisis del precio internacional del café que permita su producción sostenible” concluyó y de nada, o bien poco, sirvió a los productores. Las multinacionales seguirán haciendo fabulosas utilidades y los caficultores seguirán empobreciéndose. Pero, quienes creemos que el comercio mundial debe cambiar, continuaremos pugnando para que así sea.

Notas:

*https://dignidadagropecuaria.org/carta-abierta-a-los-presidentes-de-los-paises-productores-de-cafe/#.XZO4aWAzbIU

**https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2019/Presidente-Duque-invito-a-productores-de-cafe-a-explorar-medidas-para-mejorar-precios-internacionales-del-grano-190925.aspx

Deja un comentario

Top