You are here
Home > Actualidad > CARTA SOBRE EL SECTOR ARROCERO AL SEÑOR MINISTRO ANDRÉS VALENCIA PINZÓN Y LA OPINIÓN PUBLICA

CARTA SOBRE EL SECTOR ARROCERO AL SEÑOR MINISTRO ANDRÉS VALENCIA PINZÓN Y LA OPINIÓN PUBLICA

Productores de arroz y Distritos de Riego, agosto 29 de 2018

Los arroceros colombianos sentimos la necesidad de anunciarle que el futuro de la comercialización de arroz sembrado en el primer semestre del año y que ahora está en la etapa final de recolección, se pronostica al igual que el año pasado, con grandes pérdidas para nuestros productores y consecuencialmente la nueva desaparición de un gran número de ellos, conllevando también a la desaparición de la seguridad alimentaria de esta nación, además de su independencia, seguridad social y estabilidad.

Este esfuerzo lo desarrollamos más de 17 mil agricultores, siendo el sustento de familias, incorporando empleos rurales y urbanos, directos e indirectos en 217 municipios de 23 departamentos; intervienen más de dos millones de personas entre profesionales, agrocomercio, propietarios de maquinaria agrícola, talleres de maquinaria, empresas prestadoras de servicios de riego, transportadores, industriales, jornaleros, amas de casa, tenderos, parceleros, finqueros, propietarios de tierras, etc. Anualmente le aportamos a la producción nacional más de 3 billones de pesos.

Señor ministro, las AREAS DE SIEMBRA del primer semestre de este año, se redujeron cerca a 80 mil hectáreas y se presumen superiores a 100 mil hectáreas una vez finalizado el año 2018, lo que se traduce en una menor oferta aproximada a 315 mil toneladas de blanco; los INVENTARIOS a julio 30 según la Bolsa Mercantil de Colombia arrojaron un saldo de 218 mil toneladas de blanco, cifra inferior a la que se requiere como inventario estratégico para garantizar nuestra seguridad alimentaria durante 45 dias. Frente a las IMPORTACIONES de arroz de EE.UU en el marco del TLC o extracontingente, como las de países de la CAN, caso Ecuador y Perú, el PRECIO internacional es, a hoy, más costoso que el interno y a pesar de ello, la industria quiere y reclama cupos de importación, permitiéndonos inferir que lo hacen es por bajas existencias de inventario y no por un precio más favorable.

Es claro que la gran industria nacional arrocera maneja el PRECIO de compra al productor como un oligopsonio y el de venta de arroz blanco como un oligopolio, es decir, sin ninguna tendencia lógica de la ley de oferta y demanda, afectando negativamente en el primer caso los ingresos del agricultor que son muy inferiores a sus costos de producción y en el segundo la estabilidad de la mediana y pequeña industria que se ve obligada a seguir igual comportamiento para no desaparecer del mercado.

A pesar de lo anteriormente expuesto, conocimos que una propuesta reciente realizada en el seno del Consejo Nacional del Arroz presidido por usted Sr Ministro y presentada por la industria para “MEJORAR” el precio al productor, modificada en este organismo por sus actores como consecuencia de unos importantes recursos puestos por su cartera para un programa de INCENTIVO AL ALMACENAMIENTO por valor de 30.000 millones de pesos, que involucra una garantía de absorción de cosecha y unos precios de compra piso y techo por carga, terminó generando el pasado viernes una respuesta negativa por parte de la industria arrocera, manteniendo la intención de absorber lo que queda de la cosecha nacional a un precio de ruina y unas condiciones de compra iguales o peores a las del año pasado que provocaron pérdidas superiores a los 300 mil millones de pesos y de ello son testigos las deudas de los agricultores con la misma industria, la banca pública y privada, el agrocomercio, los distritos de riego, etc., injustificadas desde el punto de vista que se mire.

No queda más raciocinio con la posición de los industriales, entender que poco o nada les interesa el futuro inmediato de sus proveedores agricultores y que a parte de seguir encaminando nuestro cultivo a una mayor productividad, es necesario continuar con la construcción de plantas de beneficio de arroz o infraestructura de poscosecha por parte de los productores obteniendo con ello un mayor valor agregado a sus cosechas y solucionar uno de los principales problemas de comercialización en la época de estacionalidad de la producción y que nos permitiría entregarlas a los molinos de forma gradual durante todo el año.

Sr ministro, los agricultores le solicitamos su apoyo decidido para adelantar esta tarea con el establecimiento de líneas de crédito de fácil acceso, amplios plazos, bajas tasas de interés y apalancamiento con recursos a través de Finagro dirigidos a la pequeña y mediana industria que les permita absorber parte de la cosecha bajo las condiciones de resolución de Incentivo Almacenamiento. Es apenas lógico que los precios de venta de nuestra cosechas deben ser superiores a los costos de producción, generar unas utilidades que compensen nuestro esfuerzo, pero en ningún momento pretendemos que excedan los valores a unos niveles extremados, como suele ocurrir en los meses de escasez. Queremos un precio justo que nos permita cumplir con nuestras obligaciones atrasadas y actuales adquiridas con el sector financiero y comercial y así evitar seguir poniendo en riesgo nuestro patrimonio.

Esta es la realidad de nuestros agricultores arroceros y no como lo ha querido dar a entender el señor Silverio Gómez, director ejecutivo de Induarroz, que sin conocer a fondo los problemas que día a día se nos presentan, basado en datos errados, ha utilizado los medios habidos y por haber para causar desinformación a todos los colombianos y declarar culpables a los productores de la crisis que afronta el sector. De sus buenos oficios depende la estabilidad social y económica de este importante sector de la economía agrícola de nuestro país.

DISTRITOS DE RIEGO DEL TOLIMA ASORRECIO, ASOPRADO, USOCOELLO, USOSALDAÑA, USOGUAMO, ASOGUADALAJARA

Deja un comentario

Top